El zumo de granada y su ayuda en la Aterosclerosis

La granada es una fruta con un alto poder antioxidante, rica en vitaminas, que posee múltiples beneficios medicinales.

Se usan diversas partes de la fruta para varias enfermedades, entre las que destaca la propiedad de reducir el riesgo de ataques cardiacos, mejorar el flujo sanguíneo al corazón y mantener las arterias libres de depósitos grasos.

Varios estudios han demostrado que la granada es una de las frutas que más propiedades tiene. Tiene alto contenido de vitamina C, además de vitamina B5 (ácido pantoténico), fenoles naturales, potasio, vitamina A, vitamina E y ácido fólico. Además, tiene altos niveles de antioxidantes, los cuales combaten los radicales libres e impiden el envejecimiento celular.

De la granada se usan las semillas, las flores, la corteza, etc, y en muchos casos se recomienda su zumo, que permite obtener sus propiedades fácilmente.

 

La granada y las arterias

Un estudio reciente ha demostrado que la granada puede prevenir e incluso revertir la causa principal de fallecimiento por motivos cardiacos, que es el engrosamiento progresivo de las arterias coronarias debido a la acumulación de depósitos grasos, conocidos como aterosclerosis.

La aterosclerosis puede estar causada por la hipertensión, el estrés oxidativo y por el colesterol principalmente, y son tres desequilibrios que la granada combate directamente.

El zumo de granada ha demostrado reducir la aterosclerosis en el 25% de los pacientes que participaron en el estudio.

¿Qué es la aterosclerosis?

La aterosclerosis es una enfermedad en la que se deposita placa dentro de las arterias. Las arterias son vasos sanguíneos que llevan sangre rica en oxígeno al corazón y a otras partes del cuerpo.

La placa está compuesta por grasas, colesterol, calcio y otras sustancias que se encuentran en la sangre. Con el tiempo, la placa se endurece y estrecha las arterias, con lo cual se limita el flujo de sangre rica en oxígeno a los órganos y a otras partes del cuerpo.

La aterosclerosis puede causar problemas graves, como ataque cardíaco, accidentes cerebrovasculares (derrames o ataques cerebrales) e incluso la muerte.

Enfermedades relacionadas con la aterosclerosis

La aterosclerosis puede afectar a cualquiera de las arterias del cuerpo, incluidas las del corazón, el cerebro, los brazos, las piernas, la pelvis y los riñones. Como consecuencia, pueden presentarse diferentes enfermedades según las arterias afectadas.

Enfermedad coronaria

La enfermedad coronaria, conocida también como enfermedad de las arterias coronarias, ocurre cuando la placa se acumula dentro de las arterias coronarias. Estas arterias llevan sangre rica en oxígeno al corazón.

La placa estrecha las arterias y reduce el flujo sanguíneo al músculo del corazón o músculo cardíaco. Además, aumenta la probabilidad de que se formen coágulos de sangre en las arterias. Los coágulos de sangre pueden bloquear la circulación de la sangre parcial o completamente.

Si el flujo de sangre que llega al músculo cardíaco está reducido o bloqueado, se puede producir angina (dolor o molestias en el pecho) o un ataque cardíaco.

La placa también puede formarse en las arterias más pequeñas del corazón. Esta enfermedad se conoce como enfermedad coronaria microvascular. En ella, la placa no causa bloqueos en las arterias como lo hace en la enfermedad coronaria. (Los Temas de salud contienen un artículo en inglés sobre la enfermedad coronaria microvascular titulado “Coronary Microvascular Disease”).

Enfermedad de las arterias carótidas

La enfermedad de las arterias carótidas se presenta si la placa se deposita en las arterias que quedan a ambos lados del cuello (arterias carótidas). Estas arterias llevan sangre rica en oxígeno al cerebro. Si el flujo de sangre que va al cerebro está reducido o bloqueado se puede presentar un accidente cerebrovascular.

Enfermedad arterial periférica

La enfermedad arterial periférica se presenta si la placa se deposita en las principales arterias que suministran sangre rica en oxígeno a las piernas, los brazos y la pelvis.

Si el flujo de sangre a estas partes del cuerpo está reducido o bloqueado, la persona puede tener adormecida esa parte del cuerpo, sentir dolor y, a veces, tener infecciones peligrosas.

Enfermedad renal crónica

La enfermedad renal crónica puede presentarse si la placa se deposita en las arterias renales. Estas arterias llevan sangre rica en oxígeno a los riñones.

Con el tiempo, la enfermedad renal crónica causa pérdida lenta del funcionamiento de los riñones. La principal función de los riñones es eliminar los desechos y el exceso de agua del cuerpo.

Revisión general

Las causas de la aterosclerosis no se conocen. Sin embargo, ciertas características, enfermedades o hábitos pueden elevar el riesgo de sufrir la enfermedad. Estas situaciones se llaman factores de riesgo.

Algunos factores, como la falta de actividad física, el hábito de fumar y la alimentación poco saludable, se pueden controlar. Otros no se pueden controlar, como la edad y los antecedentes familiares de enfermedades del corazón.

Algunas personas que tienen aterosclerosis no presentan signos ni síntomas. Tal vez no les diagnostiquen la aterosclerosis hasta después de haber tenido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

El principal tratamiento para la aterosclerosis son los cambios en el estilo de vida. Es posible que también se necesiten medicinas y procedimientos médicos. Estos tratamientos, junto con la atención médica continua, pueden servirle a la persona para llevar una vida más sana.

¿Cómo tomamos la granada?

La podemos consumir naturalmente, preferiblemente en ayunas. Muchas personas no la consumen así por la dificultad para extraer las semillas. Bastará que la cortemos por la mitad y golpeemos la parte de la cáscara con una cuchara. También podemos cortarla en cuatro cuartos para ir despegando las semillas con más facilidad.

También podemos hacer zumo con sus semillas. Actualmente muchos herbolarios y dietéticas también lo comercializan. Tanto si lo preparamos nosotros mismos como si lo compramos es importante evitar el azúcar blanco. En cambio, lo podemos endulzar con un poco de estevia o miel. Este zumo deja una sensación un poco áspera en la lengua, debido a los taninos, que tienen propiedades astringentes. También podemos mezclar este zumo con el de manzana, naranja, zanahoria, jengibre, etc. para disfrutar de múltiples propiedades.

También podemos conseguir el extracto de la cáscara, que tiene un poder antioxidante y todavía más efectos que la pulpa sobre el colesterol.

El aceite de semilla de granada nos ayuda a conseguir efectos profundos en nuestro organismo y a aprovechar sus propiedades antiinflamatorias. Además, este aceite lo podemos usar tópicamente para mejorar el estado de la piel, gracias a su alto poder antioxidante, para prevenir arrugas, reafirmar y regenerar la piel y retrasar su envejecimiento. Además, ayuda a aliviar la piel irritada y con picores.