Un estudio preclínico revela por primera vez la importante función de esta fruta en la salud cardiovascular.

El Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares (ICCC) ha demostrado por primera vez el mecanismo de acción in vivo de los beneficios de la granada sobre la salud cardiovascular. Los antioxidantes de esta fruta tienen una importante función en la salud arterial, en la prevención de la formación de placa (asociada al colesterol) y la tensión arterial y en la prevención de la oxidación celular y su envejecimiento prematuro.

 

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo occidental, siendo la aterosclerosis (el depósito de colesterol y la consiguiente obstrucción de las arterias) la causa subyacente más importante en este tipo de enfermedades. Una dieta equilibrada, la práctica de ejercicio y hábitos de vida saludables son factores que contribuyen a la correcta salud cardiovascular.

En el aporte dietético, las frutas y las verduras ocupan una posición primordial para asegurar la correcta salud cardiovascular y dentro de las frutas, la granada (Punica granatum

Ahora, un estudio llevado a cabo por el Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares (ICCC) ha demostrado por primera vez en ensayos in vivo realizados en cerdos (presentan un sistema cardiovascular muy similar al del ser humano) el mecanismo de acción por el cual los compuestos bioactivos de la granada ayudan a mantener una óptima función endotelial. L.) está centrando desde hace varios años la atención de la comunidad médica y científica gracias a su potente efecto antioxidante y modulador de diversos parámetros biológicos.

Fuente